Historia del Copyright, parte 7: Secuestrado por Pfizer

MaskedGuy

Untitled Document

Toyota golpeó en el corazón del alma de Estados Unidos en la década de 1970, y todos sus políticos enpezaron a ver los signos de “El fin está cerca”. La cosa más estadounidense de todas – los coches! Los coches estadounidenses! – No eran suficientemente buenos para el pueblo estadounidense. Todos ellos compraron Toyota en su lugar. Este fue un signo apocalíptico de que los Estados Unidos se acercaban a su fin como una nación industrial, incapaces de competir con Asia.

Este es el capítulo final de mi serie sobre la historia do monopolio del copyright. El período de 1960 a 2010 fue marcado por dos coisas: 1.a la introducción del tema del monopolio comercial del copyright, por los propietarios de marcas, en el dominio privado, no comercial (es ilegal hacer copias copias en casa y estupideces así) y, a partir de entonces, la amenaza de los monopolios a los derechos humanos fundamentales, como el derecho al anonimato y 2. la expansión corporativa y política del monopolio del copyright y de otros monopolios. El item 1 es muy conocido por todos, entonces voy a concentrarme en el item 2.

Cuando la competencia de los japoneses, al fabricar autos Toyota, amenazó a la industria estadounidense, dejando claro para los gobernantes que los Estados Unidos no serian mas capaces de mantener su supremacia económica produciendo cualquier cosa industrialmente válida ou viable, fueron formados muchos grupos de trabajo para intentar responder a una pregunta crucial: ¿Cómo mantendrían los EE.UU. su dominio mundial si (o cuando) no están produciendo nada competitivamente valioso?

La respuesta llegó de una dirección sorprendente: de Pfizer.

El presidente de Pfizer, Edmund Pratt, publicó un artículo furioso en la edición del 9 de julio de 1982 del New York Times, titulado “Robando de la mente”, en que hablaba sobre como los países del tercer mundo estaban robándole a la enpresa. (Llamava de robo al hecho de que esoos países estaban produciendo remedios a partir de sus proprias materias primas, en sus proprias fábricas, usando su propio conocimiento, para atender, en el plazo que necesitaban, su proopio pueblo e impedir que murieran personas por causa de enfermedades horribles para las que ya había cura.) Muchos formuladores de políticas vislumbraron una respuesta en el razonamiento de Pratt y de Pfizer, y lo invitaron a participar de un grupo de trabajo subordinado directamente al presidente de la República. El comité era el mágico ACTN (en la sigla en inglés): Comité de Consultoria en Negociaciones Comerciales, o Advisory Committee on Trade Negotiations.

Lo que ACTN recomendó, bajo el liderazgo de Pfizer, era tan osado y provocativo que nadie sabia con seguridad si deberia ser intentado: los Estados Unidos debían intentar vincular suas negociaciones comerciales a su política externa. Cualquier país que no firmara acuerdos desequilibrados de “libre comercio” recibiria una montaña de clasificaciones negativas, la más importante de ellas es el “Informe Especial 301”. Este informe enumera a los países que no respetan el copyright de manera suficiente. La mayor parte de la población mundial está en esta lista, inclusive la población de Canadá.

Así, la solución para el hecho de no producir cualquier cosa valiosa en términos de comercio internacional fue redefinir “producir”, “cualquier cosa” y “valiosa” en un contexto político internacional, y hacer eso por medio de la intimidación. Funcionó. El proyecto blueprints (propiedad intelectual) de ACTN fue colocado en práctica por el Departamento de Comercio Exterior estadounidense, que usó intimidación unilateral para hacer con que gobiernos de otros países adoptasen una legislación que favorecia a la industria estadounidense, acuerdos bilateriales de “libre comercio” que tenían el mismo efecto y acuerdos multilaterales que crearon, en todo el mundo, una barrera de protección a los intereses de Estados Unidos.

De esta forma, los Estados Unidos crearon un intercambio de valores, en que sólo se puede fabricar determinados productos después de pagar por su propiedad intelectual. Eso seria considerado como un tratamiento justo en el ámbito del “libre comercio”, que redefinió esos valores artificialmente.

Toda la industria de monopolios de los EUA se colocó bajo el esquema de la propiedad intelectual: la industria de copyright, la industria de patentes, todas ellas. Buscaron foros para legitimar el plan y contactaron a la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual — intentando repetir el secuestro realizado por las discográficas en 1961 — para obtener legitimidad y acogida de un nuevo Tratado de Comercio que sería divulgado con el nombre de “Berna Plus”.

En este punto se tornó politicamente necesario, para los EUA, adherir a la Convención de Berna, por razones de credibilidad, porque la OMPI es la agencia que fiscaliza el cumplimiento de esta convención.

Sin embargo la OMPI percibió cual era la intención de los negociadores americanos y de alguna forma los expulsó. La OMPI no fue creada para darle a ningún país ningún tipo de ventajas sobre el resto del mundo. Sus funcionarios quedaron indignados con el intento descarada de secuestro llevado a frente por los monopolios de copyright y de patentes.

Entonces, otro foro era necesario. La industria de los monopolios de los EUA abordó ell GATT — sigla en inglés para el Tratado General de Tarifas y Comercio, o General Agreement on Tariffs and Trade — y consiguió establecer alli su influencia. Un enorme proceso de negociación fue iniciado, en el que mitad de los países participantes del GATT fue engañado, coaccionados o intimidados a adherir a un nuevo tratado, un tratado que iria a esquivar la Convención de Berna y fortalecer considerablemente a la industria estadounidense, al redefinir el significado de “producir”, “producto” y “valor”. Ese acuerdo se llama TRIPs. Al ratificar TRIPs, el GATT fue rebautizado como Organización Mundial de Comercio (OMC o WTO, World Trade Organization). Los 52 países participantes del GATT que decidieron quedarse en la OMC se encontraron, luego, en una posición en la cual seria economicamente imposible no adherir a TRIPs y sus términos colonialistas. Solamente uno de los 129 países originales del GATT no se afilió nuevamente.

Los TRIPs están siendo atacados porque fueron elaborados para enriquecer todavía más a los países ricos a expensas de los pobres, que cuando no pueden pagar por la propiedad intelectual con recursos financieros pagan con recursos naturales y, algunas veces, con las vidas de sus ciudadanos. Prohíbe a países del tercer mundo a fabricar remedios y vacunas en sus fábricas, con sus materias primas y su conocimiento, para su propio pueblo. Después de varias casi rebeliones, algunas concesiones fueron creadas, dentro de TRIPS, para permitir la fabricación de productos farmacéuticos.

Pero tal vez la más elocuente historia sobre como los monopolios artificiales son importantes para la hegemonia de los Estados Unidos ocurrió cuando Rusia pidió entrar en la OMCC (por razones incomprensibles). Para aceptar la adhesión de Rusia, los Estados Unidos exigieron que las tiendas de música AllofMP3 fuese cerrada. Esa tienda vendia copias de archivos MP3 y era clasificada como una radio en Rusia, pagando sus licencias y considerada totalmente legal en aquél país.

Ahora vamos a volver atrás, para entender lo que ocurrió. Se trataba de los EUA y de Rusia en una mesa de negociación. Ex-enemigos que se mantenian uno al outro bajo la mira de armas nucleares 24 horas por dia, siete dias por semana. Los Estados Unidos podrian haber exigido y recibido todo, absolutamente todo.

Entonces, ¿qué fue lo que los Estados Unidos exigieron?

Que Rusia cerrase una tiendita de música en MP3.

Ahí es cuando te das cuenta de lo mucho que significan para esos monopolios.

Para concluir:

Intermcambiar archivos no es solamente una cuestión privada. Es una cuestión de hegemonia econômica global, siempre lo fue. Vamos a continuar compartiendo, para darle a las personas un poder que hoy es de los monopolios. Enseñarles a todos a compartir cultura, y las personas saldrán victoriosas contra el cercenamiento de libertades, así como pasó al principio de esta serie, cuando las personas aprendieron a leer y derrubaron el poder de la Iglesia Católica.

(Después, las industrias del copyright y de las patentes intentaron repetir TRIPS con la creación del ACTA, que ellos llaman ahora de “Trips Plus”. Ésto todavía no terminó, la última palabra todavía no fue dicha.)

Esto concluye la historia del monopolio del copyright hasta 2011. Vamos a intentar hacer que, dentro de diez años, cuando escribamos un nuevo capítulo, seamos más libres que nunca para publicar, compartir y difundir cultura e información.

Antes: Secuestrado por la industria fonográfica.

Rick Falkvinge

Rick is the founder of the first Pirate Party and a low-altitude motorcycle pilot. He works as Head of Privacy at the no-log VPN provider Private Internet Access; with his other 40 hours, he's developing an enterprise grade bitcoin wallet and HR system for activism.
arrow