• Flattr FoI: 
Falkvinge &Co. on Infopolicy
BEFORE-FALKVINGE-IF-ANY FALKVINGE Y CO. EN
INFOPOLÍTICA
Falkvinge on Infopolicy - Home
Pen, ink, and letter

La Carta Analógica: Es Completamente Razonable Demandar Que Nuestros Hijos Hereden Los Derechos De Nuestros Padres

0

Monopolio del Copyright

Monopolio del Copyright

Siempre que los piratas demandan el derecho de enviar cualquier cosa a quien sea sin ser rastreados, de alguna manera somos acusados de querer cosas gratis. Eso no es verdad. Lo que pedimos es más simple: pedimos que las leyes se apliquen de igual forma online y offline; pedimos que nuestros hijos hereden las libertades civiles por las que nuestros padres pelearon, sangraron y muchas veces murieron por darnos. Es un pedido completamente razonable.

Echemos un vistazo a la carta clásica para ilustrar esto. La carta física, consistente de un sobre, un papel escrito y doblado dentro del sobre, y una estampilla. Así era la comunicación personal en el mundo fuera de línea de nuestros padres, y fue consagrada con ciertas libertades civiles. Voy a enfocarme en cuatro de ellas.

Primero, la carta era anónima. Tú, y sólo tú, decidías si querías identificarte como remitente en el exterior del sobre para que todo el mundo lo sepa, dentro de la carta para que sólo el destinatario lo sepa, o no identificarte en absoluto cuando enviabas una carta. Esta era tu prerrogativa.

Segundo, la carta era secreta en tránsito. Nadie tenía el derecho de abrir todas las cartas sólo para asegurarse de que no contenían algo ilegal o inmoral – o algo copiado, de hecho. Si te encontrabas bajo sospecha previa de haber cometido un crimen muy serio, tu correo podía ser abierto secretamente para encontrar evidencia de ese crimen – pero ninguna carta sería abierta rutinariamente para revisar por nuevos crímenes.

Tercero, la carta no tenía seguimiento. Nadie tenía el derecho – ni, en verdad, la capacidad – de grabar quién se comunicaba con quién. Nadie podía monitorear todos los buzones para ver cuando alguien había echado una carta allí, mucho menos la habilidad de identificar a esa persona y conectarla con la dirección en la carta echada en el buzón. Era un derecho fundamental mantener tus conexiones para ti mismo.

Cuarto, el cartero nunca era responsable por los contenidos de la carta sellada. ¿Cómo podrían serlo? No conocían sus contenidos, ni se les permitía tomar conciencia de los mismos. Su responsabilidad comenzaba y terminaba con la entrega de los paquetes en la dirección que figuraba en el sobre.

Este es un conjunto de libertades civiles por el que nuestros padres y abuelos literalmente pelearon, sangraron y a veces incluso murieron para darnos. Es completamente razonable que sean trasladados a nuestros hijos en el entorno en el que se comunican, de la misma forma que los derechos aplicaron al mundo fuera de línea de nuestros padres.

Pero cuando remarcas esto, algunos protestan muy fuerte. La industria del copyright, en particular. “Si permites que cualquier persona le mande cualquier cosa a quien sea, incluso en forma anónima, ¡no podremos hacer nada de dinero!”

A esto, les respondo, ¿Y qué?

Es el trabajo de cada empresario hacer dinero dadas las restricciones actuales de la sociedad y la tecnología. Nadie consigue desmantelar las libertades civiles, sólo porque no pueden hacer dinero de otra forma – y quizás especialmente si no pueden hacer dinero de otra forma.

Si una industria en particular no puede continuar haciendo dinero de la misma forma a pesar de las libertades civiles sostenidas, pueden cerrar o empezar a vender algo más. No determinamos qué libertades civiles nuestros hijos tendrán basándonos en quién puede hacer dinero y quién no; las basamos en lo que nuestros padres pelearon y sangraron por darnos.

Este es el corazón del debate por el compartir archivos. No me importa un milisegundo si una industria de distribución obsoleta cierra, pero sí me importan las libertades civiles que nuestros hijos merecen heredar.

Este artículo ha sido previamente publicado en TorrentFreak.

Este artículo fue traducido al español por Juan Manuel Santos.

Has leído todo el artículo. ¿Por qué no te suscribes al Flujo RSS utilizando tu lector favorito, o incluso recibir los artículos por mail?

Acerca del Autor: Rick Falkvinge

Rick is the founder of the first Pirate Party and is a political evangelist, traveling around Europe and the world to talk and write about ideas of a sensible information policy. He has a tech entrepreneur background and loves whisky.

¿Te gustó?

TRADUCCIONES DISPONIBLES
Este artículo está también disponible en otros lenguajes: inglés, francés, ruso, húngaro.

Al escribir y participar en la discusión aquí, estás dejando tu contribución en el dominio público (CC0). Si estás citando a alguien, dales el crédito.

Los contribuyentes se responsabilizan por sus propios comentarios.

0

Agregue un Comentario

2 + = 6  

En Facebook

Artículos Populares

Más en Monopolio del Copyright

Poliudie by Nicholas Roerich: a painting of people paying tribute to the Kievian Rus
0

Monopolio del Copyright – Zacqary Adam Xeper

Monopolio del Copyright – Zacqary Adam Xeper

The book "The Case For Copyright Reform" and Christian Engström
0

Monopolio del Copyright

Monopolio del Copyright

Otros Titulares Recientes

Reading room at the New York Public Library
0

Infopolítica – Zacqary Adam Xeper

Infopolítica – Zacqary Adam Xeper

Handing out Pirate Party fliers to people on the street
0

Partidos Pirata – Zacqary Adam Xeper

Partidos Pirata – Zacqary Adam Xeper

Handprint
1

Argentina – Juan Manuel Santos

Argentina – Juan Manuel Santos

Acerca del Autor

Rick is the founder of the first Pirate Party and is a political evangelist, traveling around Europe and the world to talk and write about ideas of a sensible information policy. He has a tech entrepreneur background and loves whisky.

Más sobre Infopolítica

Esta publicación está protegida por la Constitución del Reino de Suecia. Cualquier problema que tengas con esta publicación es exclusivamente tuyo. Editor responsable: Rick Falkvinge.
Todo el texto en este sitio es de Dominio Público / CC0 a menos que sea indicado específicamente y citado. Copia, remezcla, e inspira. (Política de Troll.)
Log in | Diseño original del tema por temas Gabfire (fuertemente modificado)